El Presupuesto de Bienestar inaugura un nuevo enfoque en la manera de trabajar del gobierno, colocando el bienestar de los neozelandeses en el corazón de sus acciones.

Este nuevo enfoque es un alejamiento significativo del status quo. Estamos midiendo el éxito de nuestro país de manera diferente. No solamente estamos apoyándonos en nuestro Producto Interno Bruto (PIB), pero también en cómo estamos mejorando el bienestar de nuestro pueblo, protegiendo el medio ambiente y empoderando a nuestras comunidades. 

Las prioridades del Presupuesto están basadas en evidencia de lo que sería la contribución más importante a largo plazo para mejorar los estándares de vida y bienestar de Nueva Zelandia. Al organizar el presupuesto, el gobierno se basó en 61 indicadores, los cuales están establecidos en el Marco de Estándares de Vida (external link). Este cubre desde las tasas de ingresos y de propiedades residenciales hasta el concepto de bienestar subjetivo y nuestro sentido de conexión con nuestras comunidades. Hemos analizado evidencias nacionales e internacionales, incluyendo las visiones de los Asesores Científicos del Gobierno, Ministerios y Departamentos, así como otras aportaciones, tales como la Estrategia del Bienestar de los Niños. Este Presupuesto requirió análisis extenso de información acerca del impacto de iniciativas de bienestar y más escrutinio de iniciativas de lo que hemos hecho en el pasado.

El proceso para las decisiones del Presupuesto también ha cambiado. En el pasado, Ministros y Agencias se enfocaban casi exclusivamente en sus propias áreas de responsabilidad a la hora de diseñar las iniciativas presupuestarias – un enfoque que no ha funcionado para abordar los retos de largo plazo de Nueva Zelandia. Este año, los Ministros trabajaron en conjunto, enfocándose en colectivamente ordenar las prioridades presupuestales y al mismo tiempo abordar sus portafolios individuales. Existen muchos ejemplos en este Presupuesto donde la colaboración ha llevado al surgimiento de programas nuevos e innovadores.

Las cinco prioridades del Presupuesto de Bienestar son las siguientes:

·         Salud Mental.

·         Bienestar de los niños.

·         Apoyar las aspiraciones Maoríes y de los pueblos del Pacífico.

·         Construir una nación productiva en la cual los neozelandeses sobresalgan en la era digital.

·         Transformar la economía a una economía de bajo carbono.

Para obtener más información acerca del Presupuesto de Bienestar, puede visitar el Documento El Presupuesto 2019 en un vistazo (external link).