Recientemente, Nueva Zelandia tomó un paso histórico en la lucha contra el cambio climático. El 8 de mayo, el Proyecto de Ley de Respuesta al Cambio Climático (Cero Carbono) fue presentado en nuestro Parlamento. Este busca proveer un marco legal y político de largo plazo, además de incluir una meta de cero emisiones netas de carbono para el año 2050. Nueva Zelandia será el primer país del mundo en incluir una meta específica que busca reducir las emisiones de metano biogénico.

El resumen ejecutivo (external link) del Proyecto de Ley de Respuesta al Cambio Climático (Cero Carbono) establece los principales elementos que componen dicha legislación, así como sus marcos de políticas públicas asociados.

Estas son sus principales propuestas:

  • El Proyecto de Ley establece una meta de reducción de emisiones a largo plazo, consistente con nuestras Contribuciones Nacionalmente Determinadas (NDCs por sus siglas en inglés) bajo el Acuerdo de Paris. Los objetivos son los siguientes:
    • Reducción de todos los gases de efecto invernadero a cero emisiones netas para el año 2050.
    • Reducción de las emisiones de metano biogénico dentro del rango de 24-47 por ciento por debajo de los niveles del 2017 para 2050, incluyendo un 10% por debajo de los niveles de 2017 para 2030.
  • Los objetivos de reducción de emisiones distinguirán entre el metano biogénico (proveniente principalmente de la ganadería) y el resto de los gases de efecto invernadero. El resumen ejecutivo explica la base científica para esto.
  • El establecimiento de una Comisión de Cambio Climático – un organismo independiente y políticamente neutral que proveerá asesoría independiente y experta al Gobierno en la reducción de emisiones y resiliencia climática y se encargará de monitorear y evaluar el progreso del Gobierno. Dicha Comisión será establecida bajo esta legislación.
  • El uso del ya existente Esquema de Comercio de Emisiones para ayudar a lograr los objetivos de 2050 y los subsecuentes NDCs.
  • Un esquema de presupuestos de emisiones, los cuales serán pasos fundamentales para los objetivos de reducción de emisiones de 2050.
  • Un plan para la adaptación al cambio climático, incluyendo la Evaluación de los Riesgos del Cambio Climático y el Plan Nacional de Adaptación